Categories
formació i educació opinió

Evaluación formativa: autoinformes y entrevistas para consensuar calificaciones.

Hace unos días, estube escuchando en directo una de las #charlaeducativas de la incombustible Ingrid Mosquera, en la que @profadelengua, @Kikeguerrerot y @jfeliua, desgranaban aspectos de la nueva versión de la ley educativa: la LOMLOE. (Todo lo que necesitas saber está recogido en este site de Kike.) Durante su transcurso, entre los comentarios del chat y las intervenciones de los ilustrísimos invitados, apareció un tema recurrente: la evaluación, con sus respectivas dudas y los temores que habitualmente nos acechan.

Durante la conversación mencioné el uso de los autoinformes para definir la calificación del alumnado y suscitó cierto interés. No es la primera vez que pasa, por lo que voy a dedicar esta entrada a dar cuatro indicaciones acerca de su uso como herramienta.

Antes de entrar en materia, es conveniente saber el contexto. Mi tránsito hacia el abandono de las notas inició hace unos años. Lo expongo en la entrada: “Evaluar sin calificaciones, una propuesta de aula”. (Está escrita en catalán pero Google te ayudará en la traducción). Si ya lo tienes claro, ¡sigue leyendo!

Primera pregunta: ¿Cómo uso los autoinformes? Para desarrollar el tema, voy a tomar como ejemplo una asignatura optativa de 4º de ESO de Educación Visual y Plástica.

Durante las últimas sesiones de cada periodo evaluativo, cada tres meses aproximadamente, proporciono a mi alumnado una plantilla, un documento de texto que empieza contextualizando el periodo y los objetivos finales:

Durante este primer trimestre he empezado a trabajar la creación de mensajes audiovisuales a partir de la fotografía y el vídeo. Para hacerlo he realizado diversas tareas que han quedado registradas en el Google Classroom de la asignatura. He conseguido completar con éxito todas las tareas imprescindibles y la mitad de las opcionales, tal como acordamos durante los primeros días del curso.

Cada alumno debe personalizar los fragmentos de color granate en relación al trabajo realizado. ¡Debe poder mostrar evidencias de su aprendizaje!

A partir de la definición del periodo temporal y los objectivos generales, repaso algunas de las tareas, (a menudo las más complejas) e intento fomentar reflexiones acerca del posible aprendizaje del alumnado:

En la primera presentación que realizé titulada: “10 cosas sobre mi”, escribí esta frase que me representa: “La mujer nunca sabe de que es capaz hasta que lo intenta”.

He realizado diversas tareas relacionadas con la fotografía. La última en la que estoy trabjando es la creación de un fotoreportaje sobre mi abuelo, proyecto en el que quiero mostrar como es el día a día de una de las personas que más quiero.

Los dos proyectos que he completado y de los que estoy más satisfecha son el vídeo selfie ya que me ha permitido explicar alguna cosa importante sobre mi y la presentación de los fundamentos del lenguaje audiovisual ya que he aprendido una, dos o tres cosas importantes que antes no tenía en cuenta.

Para concluir el texto, en uno de los últimos párrafos, les pido que decidan que calificación se merecen:

He valorado todo el trabajo realizado y mi aprendizaje durante estos meses. Considero que en estos momentos, mi calificación es de notable ya que, a pesar de haber realizado con éxito todas las tareas, tengo algunos aspectos de mejora.

Ahora ya casi estan listos para realizar la entrevista conmigo en la que leemos conjuntamente el texto personalizado y decidimos el contenido del último párrafo:

Tras haber hablado con Christian, hemos acordado que mi calificación es excelente. De cara al próximo trimestre me he propuesto leer detenidamente las instrucciones de las tareas en Google Classroom para mejorar mi autonomía y traer unos auriculares para poder escuchar los vídeos en clase.


Llegamos a la última pregunta: ¿cómo gestiono las entrevistas? Reservo de 3 a 5 sesiones, dependiendo de los grupos. Les doy tiempo en clase para realizar el autoinforme. Para muchos es el momento de terminar tareas pendientes y ordenar las ideas. En cuanto deciden que estan listos, añadan su nombre a una lista en la pizarra y les voy llamando uno a uno. Se acerca a mi mesa y entablamos una conversación a partir de la lectura del texto para justificar su propuesta. Estas entrevistas personales suelen durar de unos 3 a 8 minutos. Tras negociar su calificación y tomar las decisiones oportunas para el siguiente trimestre, nos damos las manos y cerramos el encuentro. Los alumnos saben es ese momento cual va a ser la calificación y el texto que aparecerá en su boletín.

Si consideras que este sistema tiene cierto sentido, te recomiendo encarecidamente esta lectura:

Te invito a que uses los comentarios si te surge alguna duda en relación al proceso. Muchas gracias por tu atención.


Si has llegado hasta aquí quizá te interese unirte a mi lista de correo:

Articles Relacionats:

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.